EL MODELO ANDALUZ

23 de Abril del 2009 a las 13:58 Escrito por Jaime Aguilera

       No suelo utilizar esta tribuna para hablar sobre la función (y también vocación) de servicio público con la que me gano el pan (ultimamente intregal). Tampoco suele ser este un púlpito desde el que dedique panegíricos de dudosa reputación pelotera a mis jefes.
     Pero da la casualidad de que, después de casi veinte años, me han cambiado el gran jefe; y también da la casualidad de que en su discurso de investidura ha dicho algo que yo hubiera dicho si hubiera tenido de investirme con el enorme peso de esa púrpura con tornasolados blancos y verdes.
    Jose Antonio Grinán, como cuarto Presidente de la Junta de Andalucía, ha dicho que “la política de todas las políticas”, el eje vertebrador, el más prioritario de su proyectos, va a ser la educación. Educación con mayúsculas de la que va a depender el futuro de nuestra comunidad.
      Y, ojo, o al menos así lo entiendo yo, hablo en mero sentido de prosperidad económica. Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, Japón o Alemania basaron su milagro económico en la producción y en la reconstrucción. Hoy ese modelo no sirve, porque la producción más competitiva está en India, China o Brasil. Hoy sólo sirve el llamado “Modelo finlandés”. A principios de la década de 1990, Finlandia tuvo una enorme crisis económica, provocada por la caída de su principal socio, la ex URSS: la tasa de desempleo se elevó al 20% y el sistema bancario estuvo al borde de la bancarrota, lo mismo que muchas de sus empresas más importantes. Hoy, una década después, Finlandia es uno de los países más pujantes del mundo moderno. Para salir de esta crisis, el Estado apoyó decididamente el sistema educativo, para capacitar recursos humanos a niveles de excelencia. Porque sólo habrá riqueza y empleo si podemos competir en este mundo globalizado, y eso sólo es posible si tenemos conocimiento.
   Mi gran preocupación es que también es necesario que todos, no solo el sistema educativo, sino la familia principalmente y la sociedad en general insuflemos valores  básicos de esfuerzo y trabajo colectivo. Y ahí es donde el nórdico lo tiene, por cultura y tradición, más fácil que el andaluz.
 Sin embargo, quiero ser optimista y pensar que en el futuro también se hable del llamado “modelo andaluz”.

Categoria: Artículos |

70 Comentarios

  1. carmen lozano mateo dijo:

    Me han encantado la entrevista realizada a Rita levi-Montalcini,pues nos da ánimo a todas las mujeres a que a pesar de los años seguimos con la ilusión de estudiar, de evolucionar. Por mi parte he decir que cada día siento más ese ansia de conocimiento y el resultado es que me siento joven, muy joven por dentro

Deja tu comentario

Please note: Se ha habilitado la moderación de comentarios