13 ROSAS PARA IZQUIERDA HUNDIDA

29 de Abril del 2009 a las 18:07 Escrito por Jaime Aguilera

Cayo Lara, que con ese nombre más que coordinador general de Izquierda Unida parece el procónsul del senado comunista, ha dicho que no importa que Rosa Aguilar se haya ido a la Junta de Andalucía, porque –dice él- se ha ido una rosa pero vendrán mil rosas más en su lugar.
Desde luego, es digno de alabanza el optimismo desaforado de este jardinero que, como diría Duncan Dhu, está esperando que otras mujeres le digan su nombre para hacerlas reinas de su jardín de rosas. Pero, mucho me temo, que como sigan así las cosas, la única que va a aparecer –en espíritu- va a ser Rosa de Luxemburgo.
Dentro de poco serán las elecciones europeas y puede que entonces será otra rosa –Rosa Díez- la que se convierta en tercera fuerza política nacional. Puede que sea ella la que adelante a Izquierda Unida por la izquierda, y la que hará que toda la guardia pretoriana de Cayo termine como el “rosa”-rio de la aurora.
Porque Izquierda Unida es cada vez más Izquierda Hundida porque se aleja tanto de la realidad que no sabe, por ejemplo, cómo reconocer que para los que sufren la dictadura cubana la vida no es un camino de rosas.
Porque la única propuesta que se le ocurre al “senador” Cayo para combatir la crisis es cambiar de color los billetes de 500 euros, y conseguir, según él, que para los piratas que no declaran este dinero terminen los “días de vino y rosas”.
Se ve, como diría Garcilaso de la Vega, que la belleza de la rosa comunista es fugaz, y que como sigan por ese camino a Izquierda cada vez más hundida no la salva ni la Rosa de España. Es más, hasta se deben de estar planteando abandonar su ateísmo militante y encomendarse a la Virgen del “Rosa”-rio.
El regimen franquista, cuando los parisinos cantaban “La vie en rose” mientras los nazis invadían sus calles, fusiló a 13 mujeres por comunistas: las llamaron las 13 rosas. La vida da muchas vueltas y ahora son otras 13 rosas, las que he nombrado en este artículo, las que le dan la mano a Cayo y a sus legionarios con destino a un futuro un tanto incierto.

Categoria: Artículos |

92 Comentarios

  1. Fernado Correas dijo:

    En el juego de palabras se ve la influencia de las tradicionales “paridas” de nuestro amigo Fernando Correas
    muy bueno el juego de palabras

  2. carmen lozano mateo dijo:

    ¡Genial!

Deja tu comentario

Please note: Se ha habilitado la moderación de comentarios