MÁLAGA-GASTEIZ

10 de Octubre del 2011 a las 12:37 Escrito por Jaime Aguilera

 

 http://www.diariosur.es/prensa/20111010/opinion/ciudades-20111010.html

Tenía ganas de comprobar in situ la ciudad española que las frías pero sintomáticas estadísticas califican como la que tiene mayor calidad de vida: Vitoria-Gasteiz. Los parámetros utilizados para llegar a esta conclusión son los indicadores de servicios públicos –sociales, educativos, sanitarios-; así como otros tan importante como las posibilidades de empleo o la oferta comercial y cultural. En todos ellos la capital vasca obtiene muy buena puntuación, pero hay uno en el que sobresale especialmente y que le hace merecedora de ser la capital verde europea de 2012: me refiero a la ratio de zonas verdes por habitante (21 metros cuadrados por habitantes frente a los 15 que recomienda la OMS o a los poco más de 6 que tiene Málaga).

La primera impresión al salir de la estación ferroviaria es decepcionante, las calles del ensanche vitoriano están más sucias que las de Málaga. Si los ciudadanos utilizan sus bolsillos como papeleras su presencia es prescindible, pero si hay todo tipo de envoltorios en las aceras de las calles el resultado es desalentador.

Afortunadamente la primera impresión se convierte en una excepción que confirma la regla: todos los contenedores de basura están soterrados, el color verde se convierte casi en una obsesión, con césped incluso entre los raíles del tranvía urbano. La mezcla entre la piedra antigua, el color verde ecológico y los neones modernos en el mobiliario urbano dotan a la ciudad de la imagen que se ha ganado de mezcla perfecta de tradición y de modernidad; pero, sobre todo, de ser una ciudad donde se puede vivir.

Ya es por la mañana, algunos padres y madres llevan a sus hijos al colegio en bicicleta, incluso me llama la atención que muchos pequeños van al cole en patinete. La tarde anterior muchos de ellos han participado en el festival internacional de juegos infantiles, porque en Vitoria casi todo el año tiene algún evento cultural de ámbito internacional, como el Azkena Rock Festival, que también acaba de empezar, y que llena las calles de ropas negras y tachuelas metálicas.

Cojo una bici de alquiler gratuito que me ofrece el Ayuntamiento, la de al lado la alquila alguien de origen magrebí que se ve que vive en la ciudad, y que no tiene dinero para comprarse una bici.

En Vitoria los carriles bici, que los hay y en abundancia, no son imprescindibles: sencillamente porque los miles de bicicletas que a todas horas hormiguean por la ciudad se cuelan por sus bulevares, por sus parques, por sus paseos, por sus calles peatonales. Es la propia fisonomía de la ciudad la que ha desplazado al coche.

Atravieso el Paseo de la Senda y el Parque del Prado. Llegó al final de la ciudad, a la iglesia románica de San Prudencio, y me adentro en uno de los parques del famoso cinturón verde de la ciudad: en el parque de Armentia, que no es otra cosa que un bosque maravilloso de quejigos y robles. Hace diez minutos estaba en el corazón de la ciudad y ahora estoy escuchando los sonidos del bosque en fuente Arana.

Hace poco decía Antonio Garrido en esta misma tribuna que el binomio cultura y turismo es determinante para el progreso y desarrollo de una ciudad. Pues bien si queremos un ciudad más culta, si queremos una ciudad más agradable para el turista que nos visita; si los malagueños de verdad queremos eso, debemos de plantearnos seriamente nuestros patrones de movilidad y de entorno urbano: o lo que es lo mismo, la manera en que vivimos y en que nos movemos.

En Vitoria hay árboles por todos lados, árboles centenarios que se plantaron hace mucho tiempo (la secuoya gigante junto al colegio de las ursulinas) y miles de árboles jóvenes (con la campaña “adopta un árbol y crece con él” los niños vitorianos plantan en primavera un plantón de árbol que han cuidado en sus casas desde diciembrese). Ellos, los vitorianos, se han dado cuenta de que una calle, hasta la más fea, se vuelve acogedora si es escoltada por una doble fila de plátanos de indias. Ellos, los vitorianos, que tienen muchas menos horas de sol que los malagueños, pueden disfrutar, como yo ahora mismo, de una mañana soleada con su luz tamizada por el verdor y el frescor que me ofrece la hilera de álamos que permanecen en posición de firmes delante de mis ojos.

Categoria: Artículos |

8 Comentarios

  1. Álvaro J. García dijo:

    Vitoria es una ciudad realmente preciosa y acogedora. Y mejor aún su gente.

  2. Fernando Correas dijo:

    Pues si, aqui en Malaga lo unico que plantamos son caca de perro…

  3. Amelia Sabatto dijo:

    “21 metros cuadrados por habitantes frente a los 15 que recomienda la OMS o a los poco más de 6 que tiene Málaga”

    ¿Y no crees que si tu partido político cumpliera las promesas de tu amiga la exdelegada del Gobierno y hiciese un parque metropolitano en Campamento Benitez y el Parque Litoral Arraijanal, la ratio de Málaga se acercaría a la de Vitoria?

    Tu artículo huele a los típicos argumentos del PSOE en contra del Alcalde Francisco de la Torre, que al final se vuelve ataques a todos los malagueños.

    Afortunadamente los malagueños no somos tan tontos como algunos sospechan, y no nos dejamos engañar por propagandas blogeras como la tuya.

    La fiesta ha terminado, aprovechad los pocos meses que quedan. GAME OVER.

    (ya se que está moderado y que esto jamás va a salir como comentario en el blog, pero no pude resistirme a decirlo, aunque no lo lea nadie mas que el autor del blog)

    Amelia Sabatto.

  4. Jaime Aguilera dijo:

    Con respecto al comentario que has hecho en mi blog:

    - Como verás, ha sido publicado, no tengo ninguna vocación de inquisidor.

    - Es incorrecto hablar de “tu partido”, no pertenezco a ningún partido político, me he limitado, al igual que hago siempre, a dar mi opinión como escritor y como ciudadano

    - Es tu discurso el que está politizado, no el mío.

    - Este blog, para tu información, además de por el autor, ha sido leído por 8252 personas en los últimos 31 días, con una media de 279 días cada día.

    - Me gustaría algún tipo de rectificación que, al contrario que mi supuesta censura, tengo mis serias dudas de que la vayas a realizar.

    Un saludo

    Jaime Aguilera

  5. Fernando Correas dijo:

    Señora Amelia Sabatto, con todos mis respetos le voy a dar mi humilde opinión.
    En primer lugar le recomiendo que se pase por calle Barcenillas y sus aledaños y me diga, mas allá del espacio que hay en el Campamento Benítez para llevar a pasear a sus perritos,( si es que los tiene y los saca a pasear o por el contrario se los saca la chacha),si puede andar entre dolmen de caca y caca.
    Informarle que desde varias comunidades del barrio, se ha avisado al ayuntamiento que regenta su “Alcalde”para que busque una solución a este drama humano……¿Sabe cual ha sido su respuesta en esta ciudad tan limpia y verde? Otro MOJON.
    Si es que la solución está en el Campamento Benitez, por favor que llegue cuanto antes¡ y si es posible con el mismo diseño que tiene la Coracha y Puerta Oscura pues me gusta que sea muy transitado por gatos,loros prestados de Africa y palmeras con picudos. (Ah¡ y sin transito de personas es que me gusta la soledad ¿sabe?).
    Por otro lado he de decirte que si hay algo que tiene este Blog, sobre todo es AMOR A LA LITERATURA y creo que con ese fin lo creo Jaime cuando entonces su tarea era trabajar en Menores como funcionario.
    Y dado que vd presume de conocimientos en el ámbito Político le recuerdo un viejo proverbio de un Politico Chino :
    “LOS TONTOS PUEDEN REIRSE DE MI, PERO LOS SABIOS COMPRENDERÁN DE QUE ESTOY HABLANDO” .
    El puesto de Jaime en la Administración es “SER FUNCIONARIO” NO “POLITICO” y seguirá estando en su puesto independientemente del partido que gobierne.
    Independientemente de todo esto, me consta su pasión por la literatura y sus publicaciones se remontan a mas de 20 años.Entienda vd que este blog ha sido siempre y creo que será un lugar de encuentro entre amigos que nos gusta la lectura y en ningun caso un panfleto político, aunque cada cual pueda opinar sin censuras sobre lo que le venga en gana desde el punto de vista ideológico que quiera, pero con una premisa fundamental el respeto y la inteligencia en el razonamiento.Entiendo que a vd le faltan ambas, ademas tampoco es amiga por lo que veo, así que está de más aquí.

  6. Luz dijo:

    Te voy a dar, Jaime. Mira que subir a Gasteiz y no acercarte al “paraíso”. Donostia no figura en la lista que mencionas, porque está a otro nivel. Ven y cuéntalo (pero ven!)

  7. Malagueño dijo:

    Eres un presumido Fernando Correa. Deja de quitarte años que ya han pasado casi 30 años desde que le conoces, no 20. Vamos 27 para ser exactos.

    Amelia, no le conoces, ha sido, es y será independiente e imparcial, con su propia opinión, unas veces de un lado otras de otro, pero independiente.

  8. Francisco Villen Real dijo:

    Málaga ciudad del paraíso, Málaga paraíso perdido, no me agradan las ciudades “románticas”, no pase mi infancia en un patio rodeado de naranjos, mi tiempo perdido pasó mirando a campos de bidones de la CAMPSA y bañándome en playas junto plantas fabriles.

    La calidad de vida de las ciudades no se mide por sus metros verdes, todo es más sutil, recomiendo la lectura “MUERTE Y VIDA DE LAS GRANDES CIUDADES” de Jane Jacobs.

    Jaime, añade uno más a tu lista de lectores.

Deja tu comentario

Please note: Se ha habilitado la moderación de comentarios